Aunque cambies de color, sigues siendo la misma

ÁLVARO REYNOSO

EPÍGRAFE, FLOR DE CACTUS, LUCIÉRNAGA CÓSMICA & LOS MARES IRREALES

Arequipa, 9 de junio, 1954

Difusor: Marco Antonio Panduro

Publicado: 2021-04-22



EPÍGRAFE


La búsqueda de la huella

Traza el camino

El camino se cierra

Vuelve a sí mismo

El retorno es la huella futura

La huella es siempre la misma



FLOR DE CACTUS


El secreto de la flor anual del cactus

Que nace y muere en una sola noche

Desafía la génesis de la creación

Cuando en la memoria fugaz

Eligió amar al esquivo desierto;


La flor única del cactus es la diosa

Nocturna en la savia del ardiente deseo,

Aparición de un cosmos en la magia

Retraída al instante

Y medianoche que huye para siempre;


Flor del amor fuera de tu destino,

En el humano de tu noche ideal

Es cuando brillas y floreces,

Y es lo efímero de tu existir amante

Atracción en la esencia del misterio que ama;


El poema en la memoria te celebra

Y recuerda pura y bella

Flor cactus del universo



LUCIÉRNAGA CÓSMICA


Es posible que la tarde se despeje

también es posible que las flores

recobren su perdida alegría


En todo caso

cualquier suceso pronto a revelarse

no tendrá más importancia

que un viaje a mediodía

cruzando nubes y valles

castas cimas de amores y mañanas


Así la sensación de olvido

partirá sin duda al anochecer

entonces se verá

si las estancias del verano tardío

encuentran todavía algún helecho

un caracol en la hierba dormido


Pero la noche —animada huésped—

quizás anhele reflejarse

en los maltrechos cauces del corazón

y deje pasar una sonrisa

o ansíe —embriagada bacante de amor y llanto—

inundar valles y cordilleras ya sin rostro


Es posible que la noche se descubra

y será como la luz parida por el rayo

la cósmica luciérnaga de un vuelo infinito

pureza y redención de los mundos umbríos


El amantísimo mensaje a los elementos pasajeros



LOS MARES IRREALES


La imagen cierta conocida margen

Experiencia y privilegio que recrea

La fuerza y suerte de continuar viviendo

Según el exceso de tus pasos

El desafío material al que jugamos

Natural y posible a nuestras voluntades

Fue campo abonado para todo amor

De límites profanos y música de ayer

Llenamos días de sustancia salvaje

Sueños de mares y océanos reales

Y advertí al tiempo del final del juego

Que los mares nos dejan demasiado lejos…


Escrito por

Marco Antonio Panduro-Gonzales

Nacido en Iquitos (1974), autor de APUNTES PERDIDOS. Sus intereses y preocupaciones giran en torno a la literatura, el arte y el Perú en sí.


Publicado en